Venezuela pasa no sólo por un problema político, sino también económico, pero una de las causas más profundas de esta afectación financiera son casi desconocidas para la mayoría de la población, ya que se deben a un tema de poca investigación: Los embargos, o Sanciones internacionales (del término en inglés «Sanctions»).

El Departamento del Tesoro de los EE.UU.

Venezuela ha sido el objetivo de ‘Sanciones’ por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros («OFAC» por sus siglas en inglés), una oficina perteneciente al Departamento del Tesoro de los EE.UU., y aunque puede parecer sencillo entender este fenómeno en su superficie, el impacto profundo del embargo económico se centra también en las razones por la cual este tipo de medidas se implementan.

Definiendo las ‘Sanciones’

Las Sanciones son una medida coercitiva del Derecho Internacional que los Estados pueden usar para ejercer presión sobre determinado gobierno, persona o grupo, con el afán de provocar un cambio en la situación de (i) violación de derechos humanos, (ii) crimen organizado transnacional, (iii) proliferación de armas de destrucción masiva y (iv) financiamiento al terrorismo, según los estatutos de la Organización de las Naciones Unidas («ONU«).

Estas medidas se implementan cuando todos los esfuerzos diplomáticos han fracasado, y no queda más que hacer un cerco económico para debilitar la estabilidad del país y dejar sin recursos al Gobierno, provocando así, su declive y dando lugar a una democracia.

El caso de las Sanciones no es nuevo, lograron derrocar al gobierno de Gafadi en Libia, y han mantenido en una recesión inmemorable a Cuba, un país que se resiste a renunciar a su esquema de gobierno.

OFAC en la Actualidad

Actualmente, OFAC mantiene Sanciones activas en contra de países como: Corea del Norte, Siria, Irán, Cuba y la Región de Crimea. El nivel de Sanciones para estos países es más agresivo, puesto que han hecho un bloqueo a nivel jurisdicción, y no como en el caso de Venezuela, en el que, de acuerdo a determinadas Órdenes Ejecutivas, solo ciertas personas (entre ellas Nicolás Maduro) y entidades relacionadas al Gobierno de Venezuela, están prohibidas de hacer negocios con los EE.UU. y cualquiera de sus «ciudadanos».

¿Razones para pensar en una guerra fría mediante Sanciones?

Hoy en día, las Sanciones y sus bloqueos económicos, son la nueva forma de llevar a cabo guerras comerciales. Por ejemplo, Rusia mantiene intereses billonarios en Venezuela, y el ataque por parte de EE.UU. a Venezuela, es en realidad, un ataque indirecto entre EE.UU. y Rusia, una especie de guerra fría del 2019.

Hay mucho más que no sabremos, como los intereses legítimos de EE.UU. de cercar a Venezuela en Sanciones, que se ve que irán a empeorar en los próximos meses, o la respuesta y amenaza de Rusia a los EE.UU. de no intervenir en asuntos políticos ajenos a él. Tal parece que nos piden escoger bandos en un mundo dividido.

Información de Responsabilidad: Los comentarios aquí expresados corresponden únicamente a los de su Autor, y en ningún momento representan una postura oficial de FINCCOM®, una marca registrada de Grupo de Consultores en Cumplimiento de Delitos Financieros SAS de CV.