Compliance Penal y Administrativo

Por: Alejandro Pedroza Rivera, especialista y colaborador en Foro Jurídico.

La responsabilidad penal de las personas jurídicas y las últimas reformas del año pasado, obligan al Consejo de Administración de cualquier empresa a planear una estrategia de cumplimiento normativo, para demostrar que no se puede transferir la culpabilidad a la persona moral, porque cuenta con el debido control para evitar que su actividad se vuelva ilícita o las personas físicas que la integran cometan delitos, sobre todo si se considera la fragmentación de criterios en los códigos sustantivos penales que contemplan la figura.

Este concepto, es explicado desde el aspecto sustancial o de fondo y el adjetivo o procesal de la materia penal, en una manera muy precisa por parte de 10 autores, incluido su coordinador Luis David Coaña Be, en el libro titulado “Compliance”, publicado por Editorial Tirant Lo Blanch México en colaboración con el Instituto Nacional de Ciencias Penales.


Orígenes y nuevos paradigmas


A pesar de lo desordenado que puede resultar un formato de compilación de artículos, en este caso particular no se pierde el hilo de las ideas ni el tema central como consecuencia de ello, lo cual se agradece para sacar provecho de las investigaciones que respaldan su contenido.

En sus páginas, los autores explican el contexto internacional para la eliminación del principio “Societas delinquere non potest” y nos indican las consecuencias del nuevo paradigma de la responsabilidad subjetiva penal de las personas jurídicas. Desde sus antecedentes hasta sus diferencias con la responsabilidad objetiva civil, se menciona el impacto de la responsabilidad penal en la operación de las empresas y sus relaciones con socios de negocios y partes interesadas que pueden llevar a la comisión de un delito.

Adicionalmente, se exponen las características y defectos del marco normativo para facilitar la implementación de un programa de cumplimiento normativo o una política de integridad para una empresa, tanto para efectos penales como administrativos, desde un enfoque estratégico donde se aplica doctrina, legislación y jurisprudencia comparada de España, Estados Unidos de América y México, no solo para eximir a la empresa sino para demostrar la eficacia de su programa de cumplimiento normativo.

Para tales efectos, se exponen las vicisitudes de la resistencia del empresario a adoptar las medidas, la necesidad de expresar los beneficios que surgen de ellas a corto, mediano y largo plazo al clasificarlos y desarrollarlos detalladamente con la finalidad de convencer a través de la integración del riesgo permitido en la cultura de la sociedad mercantil.

También, se muestran las virtudes y áreas de oportunidad de los acuerdos reparatorios y los medios alternativos para la resolución de controversias y se delimitan los alcances de la tipicidad, culpabilidad e imputabilidad como elementos del delito en relación con la persona moral.

Además, la rica bibliografía del compilado hace una delicia los ejercicios de derecho comparado que efectúa de los códigos penales Federal, de Quintana Roo, Ciudad de México y España. Los ejemplos de casos históricos de conocimiento público ayudan en forma efectiva a poner una imagen clara en la cabeza del lector sobre la aplicación en la práctica de los conceptos jurídicos fundamentales planteados en la obra.


Conclusiones


Esta colección de colaboraciones la recomiendo ampliamente para cualquier persona que necesite una guía clara, informada y sustentada sobre el impacto de la cultura del cumplimiento para la sustentabilidad de la empresa hoy en día.

Sin duda, es un libro que justifica que el combate a la corrupción, la delincuencia organizada y los delitos en general no sea visto como un tema exclusivo del gobierno sino algo que requiere el papel activo de la iniciativa privada.