Debido a que las leyes y normas está en constante cambio, debemos estar preparados y conscientes de que siempre hay áreas de oportunidad para llegar a ser una empresa que dé cumplimiento a las mismas.

Tenemos la idea que al cumplir de manera exacta con los procedimientos y políticas de la empresa, nuestro trabajo se está realizando de manera perfecta, sin errores, lo hacemos apegados a lo documentado, ya que lo llevamos a cabo sin considerar que el tiempo transcurre, sin embargo las leyes y normas que rigen a nuestra organización están en constante cambio, y es la responsabilidad del departamento de cumplimiento mantener al día y alineada a las mejores prácticas, así como buscar la mejora siempre apegados a las reglas de cada negocio.

Muchas empresas creen que no hay excepciones, que únicamente hay un inicio y un fin, como si fuera la regla universal iniciar del uno al cien, sin considerar que lo plasmado en documentos tal vez está obsoleto, es por esa razón que toda organización debe contar con un departamento de cumplimiento, que esté en constante actualización y se comprometa con la operación de la empresa, en conocerla, en saber hacia dónde va, que se espera a largo y corto plazo.

Las organizaciones deben pensar distinto si su deseo es tener un negocio rentable que opere por largos años, por eso es necesario ser flexibles, estar abiertos a los cambios, actualizaciones, ya que conforme va pasando el tiempo deben ser analizadas y en su caso llevar a cabo las implementaciones pertinentes.

Sin embargo, no todas las nuevas ideas a implementarse deben salir de aquellas personas que se encuentran en primer lugar en la estructura organizacional, ya que los cambios y mejoras no valdrían la pena sin considerar acercarse y escuchar a las personas que día a día operan directamente este proceso, finalmente son quienes se han percatado de aquello que ya es obsoleto, lo que no funciona, las mejoras, esos pasos y procesos que en lugar de agilizar, eficientar la labor operativa, únicamente provocan llenarlos de trabajo y tareas, una vez analizadas las observaciones realizadas por estos operativos, entra la corresponsabilidad de las personas que dirigen la organización para realizar los cambios necesarios, obviamente con el debido cuidado y análisis.

Una vez hecho lo anterior se plasmarán en la documentación, con  este paso toda organización ahorrará tiempo de capacitación para los nuevos ingresos, nos servirá de apoyo en agilizar la operación y la optimización del tiempo, en la profesionalización de análisis, en llevar a cabo investigaciones más exhaustivas, profundas y detalladas, por consecuencia juntas más efectivas, llevando al siguiente nivel a toda empresa.

Es fundamental  concientizarnos en que una instrucción específica y claramente indicada a todas las áreas: operativas, gerenciales y directivas, evitará errores en la operación, atraso en los periodos de respuesta. No debemos olvidar hacer hincapié en la responsabilidad que cada colaborador involucrado en la operación debe conocer, así como las consecuencias en caso de no realizar su labor de manera profesional y honesta.

Por esto concluyo en la importancia de contar con un departamento de cumplimiento en las organizaciones, considero es indispensable, necesario y por qué no decirlo: obligatorio, ya que son quienes con base en conocimiento, experiencia, reglas y apego a la ley de cada país, se comprometen en conocer desde la raíz a la empresa. El departamento de cumplimiento nos hará las observaciones e indicará si en la organización se está o se estaría violando alguna ley que podría perjudicar el crecimiento o el cierre definitivo de la empresa, la cual podría tener futuro si todos contáramos con un departamento de cumplimiento, pues ellos son quienes siempre están informados del cómo prevenir el lavado de dinero, se mantienen en constante actualización, fomento e integración de políticas, normas, medidas y criterios, evaluación y control de riesgos, reporte de operaciones inusuales.


Un departamento de cumplimiento siempre está comprometido con el desarrollo integral y sustentable de la organización.


Acerca del Autor

Dora Ruiz se desempeña como Especialista de Cumplimiento en FINCCOM.