La semana pasada, HSBC afirmó que ha cumplido sus compromisos en virtud a un acuerdo a un plazo de 5 años, en el que la institución financiera se  comprometió a fortalecer sus sanciones y controles contra el Lavado de Dinero.

El segundo banco más grande del mundo se enmarco en el acuerdo a cinco años con las autoridades de los Estados Unidos en 2012 y se hizo acreedor a una multa de 1,900 millones de dólares por dejar que carteles mexicanos lavaran cientos de millones de dólares a través de cuentas en HSBC. 

finccom 098.jpg

El Antecedente

En 2012, dentro de un informe de 340 páginas del Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado de Estados Unidos se reveló que, entre 2006 y 2009, HSBC había lavado cerca de 15.000 millones dólares de los cárteles mexicanos y de otras organizaciones criminales que radican en Rusia, Irán, Arabia Saudita y otros países declarados como de alto riesgo a través de sus filiales.

A pesar de que el banco sabía de las laxas políticas contra el Lavado de Dinero, las cuales se remontan a 2002 y que en reiteradas ocasiones las autoridades financieras mexicanas le advirtieron al banco que era probable que por sus cuentas circulara dinero del narcotráfico, advertencias las cuales se hizo caso omiso.

Muchas de las violaciones de las regulaciones contra el Lavado de Dinero se relacionan con el uso de cuentas de acción al portador. Cuentas en las que las transferencias de las acciones e ingresos pueden realizarse de persona a persona en secreto. Se tiene registrado de que tan solo en Miami, se habían abierto más de 2.550 cuentas corporativas con acciones al portador, las cuales por lo regular solían estar establecidas en paraísos fiscales como las Islas Vírgenes Británicas.

La investigación a la institución financiera, tomó un año e incluyó una revisión de 1,4 millones de documentos, así como  entrevistas con 75 funcionarios del banco y de entes reguladores bancarios.

hsbc-wallpaper.jpg

 

La gran noticia

Hace un par de días el Gobierno de los Estados Unidos, otorgo una buena noticia a los ejecutivos de HSBC que elimina una amenaza para la crucial licencia estadounidense del banco. Esto luego de pagar una multa de 1.900 millones de dólares que HSBC se hizo acreedor por no tener filtros de seguridad adecuados y permitir que cárteles mexicanos blanquearan cientos de millones en sus sucursales.

La multa que amenazaba la capacidad de HSBC para operar en el país y que en su momento fue considerada la más grande de la historia, hasta que tres años más tarde BNP Paribas la supero con una sanción de más de 8.900 millones por delitos similares tres años después, llego a un buen fin a pesar de que el año pasado, el supervisor nombrado por el tribunal, Michael Cherkasky, concluyó que HSBC aún debía mejorar el control del Lavado de Dinero.

La respuesta

Después de la sanción y multa que las autoridades norteamericanas le aplicaran a la institución financiera, este decidió implementar controles de seguridad  con inversiones cercanas a los 3.000 millones anuales en compliance, superando el 7% de los costos operativos e implementando medidas restrictivas para la operación y realización de transacciones del alto volumen.

Se tiene contemplando que debido a la operación internacional de la institución financiera las operaciones del banco y los gastos en medidas de seguridad se mantengan estables, esto como una medidas de prevención frente a las alertas de parte de los reguladores, las cuales estarán presentes hasta por lo menos hasta julio de 2018.  

finccom 6799

La gran lección

La gran lección que nos deja el caso de HSBC, tiene que ver directamente con el cumplimiento de las medidas de seguridad que imponen las autoridades financieras a nivel internacional para lograr que los criminales no ingresen los recursos obtenidos de actividades ilícitas.

El caso de HSBC se generó debido a que la institución crediticia, no tenía establecidos todos los mecanismos para tener un buen conocimiento del cliente, ni mucho menos contaba con mecanismos confiables para verificar las cuentas que los clientes abrían en las sucursales en México o en las Islas Caimán y por otra parte carecía de sistemas automatizados que le permitieran al banco reconocer cuando el cliente estaba saliendo de sus patrones usuales de transaccionalidad.

Para el caso particular de México se detectó como el banco presentaba vulnerabilidades en cuanto a todas las operaciones de transferencias internacionales que estaban pagadas en México en dólares en efectivo. Básicamente no se tenía un buen registro de quiénes eran los que estaban haciendo esos depósitos ni mucho menos se sabía cuál era el origen de esos recursos. 

El hecho de hacer negocios y abrir tu cartera a un gran número de clientes puede tener muchas repercusiones sino se cuenta con medidas preventivas adecuadas. La imposición de controles de prevención, la aplicación de multas o bien la clausura total pueden ser algunos efectos de hacer caso omiso a los controles que marcan las regulaciones y los riesgos de los lugares en donde se tengan operaciones. HSBC es uno de los ejemplos más representativos de como un gigante del sistema financiero puede ser víctima de la delincuencia organizada.

Fuente

www.eleconomista.com

Deja un comentario