Actualmente en el Senado de la República se está debatiendo la Ley de Seguridad Interior. Dicha Ley ha generado un amplio revuelo y controversia, así como ha impulsado el debate en torno al papel de las fuerzas armadas dentro de la conformación e implementación de la estrategia de seguridad nacional.

Contextualizando

Es bien conocido que la ubicación de nuestro país y en especial nuestra cercanía con los Estados Unidos tiene un alto impacto en el desarrollo de la economía a nivel nacional. Los problemas derivados del narcotráfico como producto de tener al mayor consumidor de drogas en la frontera norte han sido una constante que ha determinado la estrategia de seguridad sexenal. Conforme al avance del negocio y el aumento en la demanda a nivel global, así como el impulso de restricciones más severas, el país entro en una disyuntiva.

Desde el año 2000 con la llamada transición democrática, después de 70 años de gobiernos priistas y con la llegada del Partido Acción Nacional (PAN) a la Presidencia de la República, se promovió una táctica de seguridad a nivel nacional que pretendía dejar de pactar con el crimen organizado. Años más tarde, especialmente en el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012), la seguridad nacional se convirtió en una de las prioridades de la administración, se inició la llamada “guerra contra el narco” una estrategia de seguridad que pretendía hacerle frente a los grupos criminales mediante el combate frontal. Esta estrategia que fue muy criticada, y que de acuerdo a los especialistas fue una de las causas por las cuales  el PAN perdió la presidencia y el PRI volvió al poder, que llevo al país a un nivel de inseguridad nunca antes registrado, demostró las vulnerabilidades del sistema y la falta de preparación de las autoridades frente a problemas sumamente complejos como la delincuencia organizada. 

Durante la campaña a la presidencia en 2012 y más tarde como presidente de México, Enrique Peña Nieto y su grupo de trabajo se comprometieron a disminuir la ola de violencia que enfrentaba el país. Durante los primeros años de la administración muchos delitos tales como el número de homicidios y secuestros disminuyeron considerablemente, sin embargo en los dos últimos años todas esas cifras han cambiado y han llevado nuevamente al país a un clímax de inseguridad, impunidad y corrupción nunca antes visto.    

images_cms-image-000056845.jpg

Apuntes de Seguridad Interior

Desde hace más de 10 años, nuestro país ha transitado por una estrategia de seguridad fallida basada en el combate frontal al crimen organizado a través de las fuerzas armadas. Esta estrategia implementada en los últimos años ha dejado miles de muertos y ha revelado un gran problema de inseguridad que puede ser percibido a nivel nacional. Atacar a los grupos criminales y enfocarse en los líderes de los mismos ha producido un fenómeno de atomización de la violencia. Anteriormente los criminales solo estaban enfocados en el tráfico de drogas, ahora al tener mayor competencia entre otros grupos rivales y estar bajo la mira de las autoridades, los criminales recurren a otro tipo de delitos como la extorsión, el secuestro, la trata de blanca y el cobro de piso por mencionar algunos.  Dentro de este escenario la corrupción de parte de las policías a nivel local ha permitido que los grupos armados se adueñen de comunidades y municipios enteros.

Una definición de seguridad interior nos señala que por esta se puede entender como aquella  situación que manifiesta la realidad o el propósito de un orden nacional dentro del sistema político en que los poderes públicos son respetados, como instituciones y en las personas que los encarnan, con la adecuada defensa del régimen, de los derechos fundamentales de los ciudadanos, de la paz y la tranquilidad pública. Dicha definición siempre resultara como insuficiente, abstracta o subjetiva para entender de manera plena la verdadera situación a la que nos referimos por seguridad interior.

Es muy interesante analizar una definición de que es lo que se entiende por este concepto que ha causado un gran revuelo, debido a que puede ser mal interpretado y tiene muchos matices que polarizan su contenido. Y es que sin una definición concreta se lanzó la iniciativa de Ley que tiene como principal finalidad regular la intervención de las fuerzas armadas en las tareas de seguridad pública. 

criminaljustice

Contenido de la Ley

La Ley de Seguridad Interior es un conjunto de normas impulsadas por representantes del gobierno federal, legisladores del PRI y algunos sectores del PAN. Anteriormente en 2016, el senador Roberto Gil Zuarth del PAN y los diputados Martha Sofía Tamayo y César Camacho Quiroz del  PRI presentaron en sus respectivas cámaras propuestas sobre la regulación de la seguridad interior.

El proyecto de Ley de Seguridad Interior turnada a la cámara de Senadores establece una serie de procedimientos con el que el presidente de México podrá ordenar la intervención de las fuerzas armadas en algún punto del país, cuando se identifiquen “amenazas a la seguridad interior.  Esta iniciativa ha sido sumamente criticada por la sociedad civil, así como organismos garantes de la defensa de los derechos humanos a nivel nacional e internacional debido a que tiene muchos conceptos que no quedan claros y que se prestan a la interpretación lo que abre la puerta para que las Fuerzas Armadas lleven a cabo medidas como la intervención de comunicaciones y la recolección de información privada de cualquier individuo a través de cualquier método, sin que existan límites claros ni se establezcan de manera explícita controles democráticos o mecanismos de rendición de cuentas

Perspectiva de FINCCOM

En FINCCOM entendemos que la seguridad nacional es uno de los mayores desafíos que enfrentan las autoridades. Anteriormente los focos rojos se concentraban en algunos estados, en la actualidad el avance del crimen organizado tiene al país envuelto en una ola de violencia generalizada lo que ha provocado mayores retos para mantearse prevenido.

Como empresa socialmente responsable entendemos que la mejor estrategia de seguridad a nivel nacional no se haya en el combate frontal, porque la experiencia nos ha demostrado que la capacidad operativa de los grupos delincuenciales no tiene límites y quienes están al frente no escatiman en recursos para sobornar autoridades o contratar a cientos de sicarios para enfrentarse entre si o enfrentar autoridades.

Como expertos en Delitos Financieros tenemos claro que la mejor forma de atender el problema de seguridad a nivel nacional es dar con los recursos materiales y económicos que tienen los criminales, congelar sus cuentas y maniatar sus operaciones. Las autoridades encargadas de supervisar el sistema financiero tienen una gran responsabilidad pues de ellas depende que no se compren más drogas, ni armas ni mucho menos se lucre con los recursos obtenidos de otros delitos.  Frente a la Iniciativa de Seguridad Interior planteada, solo se puede expresar que es necesario el trabajo en conjunto de los órganos de gobierno para lograr un retiro paulatino del ejército en la calles, un empoderamiento y mayor capacitación a policías locales y  un fortalecimiento a las autoridades financieras. 

Deja un comentario