En el Congreso Internacional: Cambio Cultural en el Nuevo Modelo de Justicia Penal,  se presentó la ponencia de la Fiscal francesa Fanny Bussac, la cual habló de los retos que existen al combatir el crimen organizado.

La ponente lleva años siendo fiscal en la República Francesa en diferentes jurisdicciones; ella misma se llamó “Fiscal de corazón” ya que ha roto con los esquemas comunes de la carrera judicial gala: primero se es Fiscal y posteriormente Juez, Bussac por propia convicción ha decidido continuar en la investigación de diferentes delitos.

Actualmente, está en un descanso temporal, y se encuentra compartiendo sus conocimientos en la Escuela Judicial Francesa y alrededor del mundo, deseando volver a la persecución de delitos en dos o tres años.

Explicó que el sistema penal francés es inquisitivo, tal como lo realizaba la Santa Inquisición en los siglos XV, XVI y XVII, pues el Juzgador durante el juicio tiene la facultad de interrogar directamente al inculpado y, por su parte, la defensa y el Ministerio Público pueden realizar cuestionamientos para detallar algún hecho que les interese, asimismo, las partes deben presentar todas las pruebas que consideren necesarias para demostrar la inocencia o culpabilidad del enjuiciado. Igualmente, el sistema francés es considerado semiescrito y oral.

Francia sufre, como cualquier otro país, del crimen organizado destacando delitos como la asociación criminal, proxenetismo, el tráfico de armas y la inmigración de clandestina pero el delito central que más conflictos causa es el tráfico de drogas, mismo que produce, únicamente en Francia, más de 3,500 millones de euros de los cuales 2,500 de millones son del tráfico exclusivo del cannabis.

Las principales naciones que comercializan ilegalmente con Francia son Marruecos, España, Países Bajos, Italia, Alemania, países de los Balcanes, Rumania, Venezuela y otros Estados pertenecientes a la Unión Europea, la mayor parte del tráfico proviene del norte de África, transita por Francia y es distribuida a diferentes destinos.

Las riquezas monetarias obtenidas de estas actividades son enviadas a China para que ahí se realicen diferentes transacciones para lavar dinero y posteriormente entregarlos en propiedades, joyas, autos de lujos o negocios. Debido a esto, se ha detectado que gran parte los productos que pasan por Francia tienen como destino Asia, lo que facilita el intercambio de divisas de los distintos países para no ser rastreado por las autoridades.

La expositora señaló que el blanco para combatir el crimen organizado es el dinero que generan, pues si los delincuentes no cuenta con recursos para llevar a cabo estas actividades, no tendría sentido continuar con ellas pues sería una pésima inversión sin ganancias.

Los fiscales en Francia tienen la facultad  de iniciar investigaciones, por su propia cuenta, relacionadas con el narcotráfico y el terrorismo, inclusive pueden intervenir en comunicaciones, pero esto último con autorización del juez competente. Esto se debió que se crearon ocho jurisdicciones especializadas en estos delitos, contemplado las figuras de jueces, fiscales, peritos, y auxiliares.

La ponente mención que existen cuatro retos que se deben ir superando para visualizar una mejor practica en las investigaciones relacionadas con el crimen organizado. El primer reto consiste, en que el Fiscal debe de tomar la decisión sobre cómo llevará las averiguaciones, es decir, si abre un expediente sobre blanqueo de capitales, si abre un expediente sobre narcotráfico o terrorismo, o abre un expediente sobre lavado de dinero y narcotráfico o terrorismo; el segundo reto versa sobre el número de personas involucradas en la investigación, pues se sugiere que se cree un grupo de fiscales que colaboren entre sí para abarcar varias áreas de la investigación, mismo que cuenten con sus respectivos policías, peritos y auxiliares y así se entienda de diferente puntos los hechos hallados, esta medida busca combatir la corrupción entre los fiscales; el tercer reto es desarrollar una cultura de especialización que promueva la actualización de los integrantes de los equipos, evitando que existan cambios jurisdicción frecuentes y el cuarto reto consiste en implementar un política de confiscación y bloqueo de los recursos del crimen organizado por medio del cambio de pensamiento, fortaleciendo la cooperación de internacional y el rigor de la aplicación penal.

La confiscación en Francia, los bienes pasan a ser patrimonio del Estado, utilizándolos en las diferentes áreas que sean necesarios, aquellos bienes que no le son útiles son subastados o vendidos para obtener la liquidez, misma que es invertida en políticas de prevención.

La Fiscal concluyó la ponencia señalando que entre más simple sea de entender cualquier situación jurídica, mejor justicia representará pues esto es un hecho de transparencia a la ciudadanía.

Deja un comentario