Era necesario un respaldo de dos tercios de los diputados -342 de un total de 513- para que la denuncia fuera aprobada, Temer fuese apartado de su cargo por hasta 180 días y juzgado por el Supremo Tribunal Federal.

El resultado de la votación significa que el proceso contra Temer será frenado hasta que acabe su mandato, a finales del 2018.

En un breve mensaje desde el Palacio del Planalto, Temer apuntó que el resultado en Diputados era “claro e incontestable”, y que ahora su gobierno tendrá más fuerza para acabar con las divisiones en el país, crear puestos de trabajo y restaurar el crecimiento económico después de la peor recesión en la historia de Brasil.

Así mismo, aseguró que su administración realizará “la mayor transformación jamás hecha en el país, tanto en el Estado como en la sociedad” para modernizar y desburocratizar a Brasil.

Se resaltó que retirar a Temer de la Presidencia ahora, justo cuando la economía empieza a recuperarse después de dos años de recesión, significaría sumir a Brasil de nuevo en la inestabilidad e incertidumbre. 

Lo más extraño de la histórica jornada fue la falta de movilización en las calles. En esta capital, apenas una decena de personas que defendían la salida de Temer se manifestaron en la Explanada de los Ministerios. En otras ciudades hubo algunas protestas, pero de poca magnitud, indicador de la fatiga política que afecta a los brasileños tras esta extendida crisis.

Fuente:
http://www.lanacion.com.ar

Deja un comentario