finccom_monedas

El pasado martes 25 de julio de 2017, la Securities and Exchange Commision, la autoridad reguladora del mercado financiero norteamericano, emitió una regla como resultado de una investigación realizada en los últimos meses en la que se concluyó que los activos digitales, específicamente los denominados “DAO Tokens”, deben tener el mismo tratamiento que los valores (“securities”).[1]

Un “ruling” tan breve como el emitido entonces, tan individualmente dirigido a una sóla entidad, frente a una situación que se presenta más como un “boom” o una “epidemia” de toda la criptoindustria da lugar a más preguntas de las respuestas que ofrece.

En primer lugar, el ruling procede de una investigación a una organización virtual denominada “Descentralized autonomous organization” (DAO), que no tiene personalidad jurídica pero si tiene un logotipo  y un website[2] propios, en donde se manejan y discuten diferentes conceptos sobre criptomonedas, pero que de manera fascinante se presenta él mismo como  un fondo de capitales de software de criptomonedas, es decir, como si fuese un ETF (Exchange traded fund) o un fondo regulado por la Investment Company Act, es decir, con la apariencia de un activo objeto de inversión por parte de los inversionistas institucionales que participan en el mercado norteamericano.

Si uno se adentra en este foro de internet, lo que descubre es un mundo fascinante en el que se percata levemente que DAO no es sino un contrato, es decir, un acuerdo entre diversos participantes de una cadena de encriptación, es decir, mediante la utilización de un código bajo la arquitectura digital de blockchain, varios participantes se organizan para concertar la creación de una entidad que llevará a cabo diversos actos u operaciones con un “token” que es un derivado de una criptomoneda.

De la lectura de algunos contenidos de este blog sobre DAO, nos enteramos que en la cadena de encriptación de Ethereum, es posible la programación de esta organización virtual para que posteriormente lleve a cabo operaciones y transacciones con ese “token” creado ex profeso para la oferta. Se desprende también que estos acuerdos tienen por objeto el que se lleve a cabo una ICO, literalmente una “Initial Coin Offering”, esto nuevamente me parece fascinante, puesto que implica deliberadamente utilizar unas siglas que se confunden con un concepto manejado por más de un siglo por financieros que es el relativo a las ofertas públicas iniciales, IPO (initial public offering), dicho término, ha sido utilizado en el medio bursátil y financiero para hacer referencia a la primera vez que una compañía es presentada, listada y cotizada en una bolsa de valores de Norteamérica.

El resultado inmediato del ruling es que la próxima vez que un grupo de programadores se pongan de acuerdo para lanzar una oferta de monedas virtuales, mediante una plataforma de fondeo colectivo (crowdfunding) tipo indiegogo o quickstarter, ahora tendrán que escribir un verdadero prospecto de colocación y completar un registro completo bajo el formato S-1 de la Securities and Exchange Commision.

Es decir, primero que nada se tendrán que identificar plenamente como organización, con la hoja de vida de las personas que impulsan la oferta, describir su negocio, sus actas constitutivas, sus principales contratos, sus estados financieros, sus operaciones realizadas en los últimos ejercicios fiscales, su grado de cumplimiento con diversas regulaciones en materia financiera y de no hacerlo, si llegan a intentar llevar a cabo una oferta o policitación entre el público inversionista norteamericano, serán sometidos a sanciones de tipo administrativo e incluso penales.

En los últimos meses hemos visto que ciertas criptomonedas como el BITCOIN ha experimentado una gran volatilidad, otra como el Ethereum ha tenido un incremento en su cotización teórica entre los usuarios del mismo de manera exponencial, sin embargo, ahora nos hemos enterado de que muchas de las 900 criptomonedas del mundo, son derivados de otras, es decir, son “tokens” que se han creado a partir de otra (principalmente Ether), por lo que nos estamos enfrentando a un primer fenómeno de especulación mundial con activos virtuales, por lo que en términos de Kindleberger[3] ahora sí se tiene una burbuja de impacto entre las autoridades financieras a nivel global y no es para menos, la era digital nos está llevando al nivel de la especulación pura en la búsqueda del estándar de pago del futuro.

En efecto, las autoridades de Estados Unidos, la Unión Europea y el FMI, están en estos momentos lanzando una advertencia sobre un fenómeno que puede tener una consecuencia mundial insospechada, pues ahora estamos escuchado nombres como DAO, GNOSIS, WIZ, BANCOR, GOLEM, RUBYCOIN, Mooncoin, Insanecoin, Skincoin, Potcoin, Unobanium, Pandacoin, etc.

Al mismo tiempo que ocurren estos intentos de regular, percibimos una gran discreción de las autoridades mundiales para evitar mencionar los aspectos filosófico políticos del movimiento de creación y generación de estas criptomonedas.

Las autoridades están tratando esta burbuja financiera como si fuera una burbuja tradicional en la que los participantes son movidos únicamente por la ambición, han hecho omisión expresa de las intenciones libertadoras del BITCOIN y las criptomonedas, es decir, poco se ha dicho en los foros en los que se habla de la especulación financiera virtual sobre las intenciones de obtener riqueza o si hay otro motivador en este movimiento.

Sin embargo, un vistazo a fuentes reconocidas como Bartlett[4], nos hacen pensar que efectivamente hay mucha reserva en tocar el tema del ciberanarquismo que subyace detrás de esta revolución que está ocurriendo en este preciso momento.

Finalmente por lo que hace a México, el desconocimiento de cuestiones fundamentales como la tecnología de encriptación blockchain o la naturaleza convencional de las criptomonedas no escapa a los intentos regulatorios que se vienen presentando en nuestro país desde marzo de este año 2017: el paquete de leyes y reforma conocido como Ley Fintech, presenta una oportunidad de que se adopten tecnologías de vanguardia para la realización segura de transacciones comerciales, implica también un acercamiento generacional a la forma como perciben las nuevas generaciones que debe ser la experiencia de llevar a cabo actos comerciales.

Sin embargo, al haber depositado un enorme peso decisorio en Banco de México, nos ha dejado ver una dicotomía interna muy evidente: por un lado, los funcionarios y empleados de banca central que han hecho carrera se encuentran marginados de las diferentes iniciativas en las que participa ahora el Banco Central, sin embargo, a su manera de ver el Instituto central ha perdido autonomía, se ha equiparado a una secretaría de estado más en su forma de apoyar las iniciativas provenientes de la cartera de la SHCP y como si se tratara de dos instituciones dentro de una misma, los banqueros centrales desconocen el grado de conocimiento de los “advenedizos” o nuevos funcionarios y en general de las nuevas generaciones de reguladores que han llegado a la Instituciòn bajo la batuta del hoy saliente gobernador Agustín Carstens.

Esto pudiera parecer un augurio de un desorden hacia nuestro sistema financiero, que está confiando en la bien ganada fama de prudencia de los miembros de la banca central en nuestro país pero que pudiera haber sido transformada en los últimos años, a ciencia y paciencia de todos los diferentes actores de nuestro sistema financiero. El futuro, nos alcanzará mucho más rápido de lo que imaginamos.

[1] U.S. Securities Laws may apply to offers, sales and trading of interest in virtual organizations. https://sppld.sat.gob.mx/pld/interiores/servicios.html

[2] Daohub : Foro de internet. https://forum.daohub.org

[3] KINDLEBERGER, Charles P., Manías, Panics and Crashes: A History of Financial Crises. 1978.

[4] BARTLETT, Jamie. 2014. La Red Oculta. El autor describe la utilización de TOR, PGP y Bitcoins como los avances tecnológicos que abandera el movimiento de los “Cyberpunks”, el cuál tiene una intención libertaria consistente en prescindir de los gobiernos para lograr que los ciudadanos logren una convivencia más armónica sin distorsiones generadas por el poder.

Deja un comentario