FINCCOM_investigarrrr

En los últimos años ha habido una creciente exposición pública de casos de corrupción, de desvío de recursos, y de participación de funcionarios públicos en esquemas financieros de la delincuencia organizada, y esto ha hecho que la sociedad en general se cuestione sobre las capacidades y acciones de las autoridades para prevenir y combatir estos recursos de procedencia ilícita, dentro o fuera del sistema financiero.

La respuesta del gobierno federal a este fenómeno delictivo ha mostrado dos tendencias:

La primera consiste en asignación de funciones específicas al Sistema de Administración Tributaria (SAT) para la supervisión de quienes realicen actividades y ejerzan profesiones consideradas “vulnerables”.

La segunda, ha sido requerir el fortalecimiento de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) conforme a los acuerdos y estándares de organismos internacionales especializados de los cuales México es miembro, como el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). Las Instituciones Financieras por su parte, han sido requeridas de presentar reportes ante el gobierno de las operaciones inusuales que son efectuadas a través de ellas.

Con las aperturas comerciales creando mercados globales y los avances tecnológicos en las comunicaciones, los delincuentes pueden realizar operaciones de forma instantánea, en un ambiente que les facilita ocultar su identidad, por lo que el proceso de lavado de dinero se encuentra actualmente globalizado, debido a que una o más de sus etapas pueden realizarse dentro y fuera del territorio de los países.

La importancia de investigar para prevenir el delito de lavado de dinero radica en evitar los efectos perniciosos que este delito conlleva, y que de acuerdo con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) el efecto pernicioso de este delito comprende tres esferas principales: la económica – financiera, la política y la social.

La primera esfera es la contaminación de las estructuras de mercado de los países. Al integrar bienes de origen ilícito a las vías formales del comercio en una economía, no se obedece a una lógica de libre competencia que regula a los agentes económicos dentro de la legalidad, ya que, el objetivo del lavador no es generar ganancias cuando ingresa sus bienes en la economía, sino dotarlos de una apariencia de licitud. En el mismo sentido, las consecuencias de esta actividad delictiva a gran escala se traducen en inestabilidad e incertidumbre en el sector financiero.

La segunda esfera; cuando existe un tejido social descompuesto, la impunidad y la corrupción son dinámicas presentes en las relaciones entre criminales y autoridades. El problema es que las autoridades pueden optar por ser laxas en los controles y la vigilancia, ya que si actúan de forma condescendiente y flexible podrán obtener beneficios a corto plazo, pero se vincularán gradualmente con el crimen organizado, aumentando su dependencia de las actividades que ellos realizan.

La tercera esfera es la social; el origen del lavado de dinero está determinado por una serie de situaciones ilícitas, que fueron desencadenadas debido a condiciones de desorden y de descomposición de las reglas orientadas a la convivencia armoniosa de la sociedad.

Es importante que, al investigar para prevenir el delito de lavado de dinero, se tome en cuenta que una persona que busque lavar dinero busca primero una serie de objetivos secundarios, del proceso de lavado de dinero que son: disfrazar que son dueños de los fondos; disfrazar que puede administrar y controlar los fondos; colocar la mayor distancia posible entre ellos y los fondos, tanto físicos como en papel. También es importante conocer las principales actividades vulnerables y la existencia de tipologías en el proceso de lavado de dinero.

Durante el proceso de investigación de clientes de instituciones financieras, es necesario: Identificar al cliente y verificar la identidad del cliente utilizando documentos, datos o información confiable, también de fuentes independientes. Identificar al beneficiario final y tomar medidas razonables para verificar la identidad del beneficiario final, de manera tal que se esté convencido de que conoce quién es el beneficiario final. Entender y, cuando corresponda, obtener información sobre el propósito y el carácter que se pretende dar a la relación comercial. Realizar una debida diligencia continua de la relación comercial y examinar las transacciones llevadas a cabo a lo largo de esa relación para asegurar que las transacciones que se realicen sean consistentes con el conocimiento que tiene sobre el cliente, su actividad comercial y el perfil de riesgo, incluyendo, cuando sea necesario, la fuente de los fondos. En ocasiones la principal herramienta que ayuda a entender las operaciones de un cliente es la Información negativa encontrada en medios digitales.

Es importante señalar que, para realizar las investigaciones para prevenir el lavado de dinero, deben existir profesionales ampliamente capacitados para su combate.  Aún queda mucho por hacer para revertir los resultados negativos del combate a este delito. Observamos diariamente que los montos que se mencionan en la prensa sobre la riqueza que ostentan los líderes de los grupos criminales, contrastan con las cantidades confiscadas que logran capturar y judicializar las autoridades.

Frecuentemente se difunde en diversos medios evidencias de vínculos entre criminales, autoridades corruptas y empresarios lavadores que nunca se investigan con éxito en el ámbito judicial. Ello ocasiona que crezcan redes complejas que se benefician de la impunidad y coparticipación criminal. El caso de la corrupción de autoridades en el manejo de recursos públicos también constituye un delito de alto impacto que no es investigado, como lo demanda la sociedad.

3 comentarios sobre “México necesita más investigadores preparados para combatir el lavado de dinero

  1. Muy buen punto el que tratas en tu artículo Elías, me gustó mucho la comparación que comentas respecto de las cifras que presentan en los medios como incautadas y las que se les decomisan, ya que nunca conincide lo que tienen con lo que reporta la autoridad. Pero lo mejor, es la falta de profesionales para combatir estos delitos tan complejos. Saludos.

  2. Buen artículo.
    Sobre los “objetivos secundarios de los lavadores de dinero”. Creo que para alcanzarlos, los criminales hechas mano de recursos que ya están en el sistema financiero, sin embargo son innovadores en el asunto de como engañar al sistema. son capaces de inventar nuevas formas de actuar, de tal manera que pasan desapercibidos en esta maraña tecnológica. Sinembargo, la cosa no es cuestión solo de lavadores desconocidos, algunas instituciones son cómplices y en ese sentido haces buen apunte del caso…saludos.

  3. Muchas gracias por sus comentarios. Esperamos que material que compartimos sea de su agrado. Por favor estén pendientes de nuestras próximas actualizaciones.

    Saludos.
    -Luis S.

Deja un comentario