bandolero.jpg

La Reserva Federal de EE.UU  multó al gigante financiero alemán Deutsche Bank con 41 millones de dólares por fallas al fiscalizar miles de millones de dólares en transacciones potencialmente sospechosas.

La sanción fue apenas la última de una cadena de problemas legales que el banco enfrenta en Estados Unidos. El mes pasado, el Deutsche Bank pagó más de 150 millones de dólares por prácticas de cambio “inseguras y endebles” y una supervisión negligente. 

En el último incidente, la Reserva Federal dijo que entre 2011 y 2015 una unidad neoyorquina del banco, Deutsche Bank Trust Company Americas, procesó miles de millones de dólares en transacciones potencialmente sospechosas para filiales europeas sin una revisión adecuada.

Además de la multa, el Deutsche Bank tendrá que mejorar los controles internos contra el lavado de dinero, al que los reguladores de la Fed encontraron deficientes.

El Departamento de Justicia también está investigando las acciones del banco en Rusia y las llamadas “operaciones espejo” en las que los clientes del banco disfrazaron la salida de dinero de ese país.

El banco acordó con autoridades británicas y neoyorquinas sobre el asunto en enero, acordando pagar cerca de 630 millones de dólares.

El Deutsche Bank se ha visto envuelto en el escenario político de Estados Unidos en los últimos meses porque es acreedor del presidente Donald Trump y sus negocios, lo que hace que los críticos acusen a la administración de conflictos de intereses.

Cabe destacar que por este tipo de acontecimientos, podemos darnos cuenta  que los Principios Wolfsberg contra el Lavado de Dinero, no son en vano; pues tienen como objetivo primordial tener en cuenta determinados riesgos relacionados con la banca privada, es decir; que dichas políticas y procedimientos están diseñados para mitigar el riesgo del blanqueo de capitales y colaborar con los gobiernos y las agencias de los mismos en la detección del blanqueo

Ahora bien, el caso de Deutsche Banks es un claro ejemplo de las consecuencias que se obtienen por no considerar medidas de seguridad y prevención pertinentes; como lo son multas millonarias, y, en el peor de los casos, una reputación potencialmente negativa para las empresas u organismos.

Deja un comentario