fintech.png

La palabra fintech define a aquellos servicios financieros que se sirven de la tecnología para facilitarle la vida al cliente. Hablamos de créditos online, cambio de divisas a través de la red, pagos online, banca digital, etc. En definitiva, a aquellos productos o servicios que ponen en común la tecnología y el dinero.

Las empresas fintech han demostrado que existe otra forma de gestionar el dinero de los clientes, una forma más veloz, cómoda y transparente. Ofrecen soluciones más rápidas, con menos recursos y empleando menos dinero. Esta revolución  ha entrado con fuerza en nuestro país y, a pesar de que estamos bastante lejos de las manejar las cifras de negocio que mueven las starups financieras y tecnológicas de otros estados, la inversión y el crecimiento en este sector va rápidamente en aumento.

Las principales áreas de negocio de las ‘fintech’ 

Las  startups fintech se mueven en torno a cuatro grandes áreas de negocio: pagos y transacciones, gestión de finanzas personales, plataformas de consultoría y comercialización para inversiones y nuevos planteamientos de financiación y concesión de créditos.

  • Pagos y transacciones: Estaríamos hablando de todas aquellas plataformas que permiten realizar consultas de saldo, pagos y transferencias a través de internet, sin necesidad de acudir a la oficina bancaria. Hoy en día, prácticamente todos los bancos y cajas de ahorro tradicionales ofrecen este servicio, pero son las startups fintech quienes más están innovando dentro del sector. El caso de éxito más destacado en esta área de negocio es PayPal, una empresa estadounidense que facilita el pago en Internet y que hace posible transferir dinero entre usuarios de forma rápida y sencilla.
  • Gestión de finanzas personales: Este ámbito engloba a todas aquellas empresas especializadas que ofrecen a los bancos soluciones de marca blanca para sus clientes. La más importante es la estadounidense Mint, que permite a sus clientes consultar todos los saldos y transacciones juntos. Extrae de forma automática toda la información financiera de sus cuentas en un solo lugar y la muestra de un modo claro y muy fácil de entender.

  • Plataformas de consultoría y comercialización para inversiones: Se trata de plataformas basadas en la compraventa de acciones y de otros productos bursátiles. Destacan startups como las alemanas Vaamo o Moneymeets, cuyo trabajo consiste en optimizar las carteras de inversión de sus clientes privados a través de la red, para ayudarles a conseguir sus objetivos de ahorro y de capital. Con la transparencia como bandera, estas empresas ya representan una seria competencia para los bancos tradicionales, a quienes las organizaciones de consumidores critican por no saben asesorar a sus clientes y llevarse unas comisiones muy altas en comparación con estos nuevos servicios.

  • Nuevos planteamientos de financiación y concesión de créditos: Los últimos avances en tecnología han facilitado a los usuarios el acceso a servicios financieros cuyos trámites, hasta hace solo unos años, eran poco menos que una pesadilla. Hoy en día es posible pedir un crédito sin recopilar cientos de papeles, sin esperar durante horas y sin necesidad de moverse del sofá. Empresas como Monedo Now ofrecen  préstamos personales online a la medida del cliente, de forma fácil, transparente y en tiempo récord. Gracias a un avanzado sistema informático, son capaces de evaluar tu situación al instante y pueden enviarte una respuesta en cuestión de minutos. Ofrecen la seguridad de un banco y la rapidez de las redes sociales, combinando así lo mejor de la tecnología y de los servicios financieros tradicionales. Y es que los créditos online permiten obtener dinero rápido y sin gastos ocultos. El cliente solo tiene que indicar la cantidad que necesita, seleccionar el número de cuotas en las que quiere devolverlo y facilitar sus datos personales y el número de cuenta bancaria en la que desea recibir el préstamo. Si la solicitud es aprobada, en tan solo doce minutos contará con el dinero en su bolsillo. Esto es posible gracias a que compañías como Zaimo tienen cuentas abiertas en los principales bancos de España, lo que hace posible que puedan ofrecer transferencias directas a sus usuarios, ahorrándoles esperas y preocupaciones.

 

Deja un comentario