fintech-contra-fraude

En un momento donde todos se preguntan si sigue habiendo innovación para desarrollar nuevos productos y servicios aparece en el horizonte el fintech como la gran tendencia a seguir. Un movimiento donde un montón de pequeñas empresas quieren cambiar la forma en la que entendemos los servicios financieros utilizando la tecnología. Hasta el momento actual, la tecnología existente son un “punto de inflexión” para determinar el rumbo de la industria de los servicios financieros en los próximos años.

Algunos riesgos que se pueden enumerar son los siguientes:

  • Las Fintech pueden entrar a ofrecer nuevas opciones crediticias. Sin embargo, el hecho de que existan más oferentes de crédito en la economía no quiere decir, mejores servicios financieros. Estos oferentes nuevos de crédito no son monitoreados por ninguna autoridad. Nadie conoce sus prácticas, sus criterios de otorgamiento de crédito y sus políticas de prevención de problemas financieros. En esto no debe olvidarse el tema de protección al consumidor. En etapas iniciales esto puede atraer inversionistas al mundo del crédito que no entienden el negocio y sus posibles bemoles.

  • Electronización de los Mercados
    La velocidad de las transacciones hará cada vez más difícil saber qué ocurre en materia de oferta y demanda de crédito, así como cuáles son las fuentes de fondeo que utilizan.  Esto resulta ser un terreno fértil para lo que se denominan “dark pools”. Dada la tendencia a utilizar aplicaciones, algoritmos, u otros criterios automatizados la responsabilidad del analista, administrador y junta directiva pasa a diluirse, con lo cual será más difícil hacer seguimiento y saber cuáles pueden ser las potenciales consecuencias para el mercado financiero y por ende para la economía.
  • El problema de la seguridad de datos
    La guerra por obtener los datos crediticios y financieros de los clientes potenciales se incrementará. Las exigencias para que todos custodien dicha información también crecerá. Los almacenadores de datos tendrán que ser más estrictos frente a lo que se viene para salvaguardar al público (con un aumento de los costos). Sin embargo, el comercio de datos personales tanto formal como no formal será un tema crítico.
  • El impacto en la política monetaria
    Los nuevos oferentes de crédito, las monedas virtuales, la captación masiva y los nuevos sistemas de pago por fuera de la órbita de acción de los bancos centrales amenazan con hacer la política monetaria menos efectiva para intervenir en la economía frente a choques inflacionarios, y para atender problemas de liquidez en la economía. La masa monetaria tendrá que ser medida de una forma distinta o adaptarse a las nuevas realidades económicas, si no, se corre el riesgo de tener una estimación equivocada de la liquidez de los mercados financieros. Igualmente, los multiplicadores monetarios y bancarios tendrían que empezar a considerar una nueva medida para conocer su poder de expansión (contracción) monetaria.
  • El arbitraje regulatorio
    Mientras no se dé una regulación y supervisión efectiva sobre los nuevos actores, se enfrenta el caso clásico de la teoría económica donde una misma actividad tiene diferentes tratamientos por parte de las normas dependiendo de quién es agente económico. Las diferencias en el tratamiento y las asimetrías en el trato dan origen a fenómenos donde la regulación deja de ser neutral, bien sea por acción o por omisión.

Respecto de la regulación de estas plataformas, sin duda es un negocio que será supervisado, por lo que en los próximos meses se presentará una iniciativa en el Congreso de la Unión que otorgue a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) la facultad de vigilar a las entidades dedicadas a este sector.

Sin embargo, en esta regulación debe de haber una medición exacta de la autoridad para saber qué es lo que se regulará y supervisará, con la finalidad de que se fortalezca el mercado de servicios financieros y mitigar el riesgo de lavado de dinero, pues no se trata de establecer dogmas sino procedimientos adecuados que beneficien el desarrollo del mercado de estas plataformas digitales y ayuden a evitar que se lave dinero. Debe de haber una medición exacta de la problemática para poder ver la forma adecuada de cómo regular. 

Sin embargo es complicado erradicar por completo el lavado de dinero en México y en el mundo, pues en los últimos años esta actividad ilícita ha crecido conforme a la diversificación de los delitos de donde se obtienen los recursos que se buscan blanquear.

Cabe destacar que la certificación por parte de la CNBV es muy acertada y aunque sea rígida, extensa y afecte a los intereses de las entidades financieras, al final de cuentas es necesaria y conveniente. Esta normativa coadyuvará a disminuir el lavado de dinero en las entidades financieras. México a pesar de ser un país con gran atención en el tema de prevención de lavado de dinero, no cumple con las 40 recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) en la materia debido a que hay riesgos que no corresponden con la realidad del país, como el financiamiento al terrorismo.

 

Deja un comentario