666666666666666666.jpg

El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea  se constituyó en 1974 con motivo de la crisis originada por la insolvencia de los bancos Bankhaus Herstatt y Franklin National Bank y bajo la necesidad de que los bancos centrales se coordinaran para intercambiar información e intervenir en los mercados.  Actualmente se constituye como el primer referente mundial de emisión de estándares sobre regulación prudencial de los bancos.

La organización mundial que reúne a las autoridades de supervisión bancaria, cuya función es fortalecer la solidez de los sistemas financieros. Entre las normas de importancia que el Comité ha emitido, se encuentran las recomendaciones sobre blanqueo de capitales.

El Comité de Basilea está constituido actualmente por representantes de las autoridades de supervisión bancaria de los bancos centrales de Bélgica, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Países Najos Suecia, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos,  y dos países más que no son miembros del G-10, Luxemburgo y España.  El Banco de España es miembro de pleno derecho desde 2001.

El comité ayuda en la prevención de lavado de dinero formulando las normas generales de supervisión y directrices y recomendando las declaraciones de buenas prácticas en la supervisión bancaria (ver regulación bancaria o Basilea II) con la esperanza de que las autoridades miembro y las autoridades de países no miembros tomarán medidas para ponerlas en práctica a través de sus propios sistemas nacionales, ya sea en forma legal o de otra manera. Efectivamente, a pesar de no tener autoridad para hacer cumplir sus recomendaciones, la mayoría de los países, miembros o no, tienden a implementar las políticas dictadas por el Comité.

Deja un comentario