Lavado

El “lavado de dinero”: Un término que confunde al investigador

El término "Lavado de Dinero" es en sí mismo un nombre inapropiado: No reconoce que en el mundo moderno una operación de lavado no tiene que implicar dinero real y que tampoco se requiere de un 'proceso' para cometerlo, como bien argumentan algunos teóricos en la materia.

FINCCOM LavadoEl término “Lavado de Dinero” es en sí mismo un nombre inapropiado: No reconoce que en el mundo moderno una operación de lavado no tiene que implicar dinero real y que tampoco se requiere de un ‘proceso’ para cometerlo, como bien argumentan algunos teóricos en la materia.
Interpol define el blanqueo de capitales como “cualquier acto o intento de ocultar o disimular la identidad de los productos obtenidos ilegalmente de manera que parezcan originarios de fuentes legítimas”.

Uno no debe pasar por alto el hecho de que no se tiene que mover realmente el producto criminal para lavarlo. Este es un aspecto que puede dejar a las instituciones financieras en una posición vulnerable.

No hay una manera de lavar dinero u otra propiedad. Puede ir desde el método simple de usarlo así como la forma en que se adquiere, a esquemas muy complejos que involucran una red de negocios e inversiones internacionales.

Tradicionalmente, se ha aceptado que el proceso de lavado de dinero comprende tres etapas:

  1.  Colocación: colocar los fondos penales en el sistema financiero directa o indirectamente.
  2.  Estratificación: el proceso de separar los ingresos criminales de su fuente mediante el uso de capas, complejas o de otro tipo, de transacciones financieras diseñadas para ocultar la prueba de auditoría y proporcionar anonimato.
  3. Integración: si el proceso de estratificación tiene éxito, los esquemas de integración colocan los ingresos lavados en la economía legítima de tal manera que parecen ser fondos comerciales normales.

Aunque estas etapas aparecen separadas y distintas, pueden ocurrir simultáneamente o superponerse. Además, mientras que lo anterior representa el proceso tradicionalmente reconocido en el proceso de lavado de dinero, no es necesario que se utilice cada etapa de este proceso en la vida real. Por ejemplo, cuando un ingreso legítimo se mantiene o se coloca dentro del sistema financiero, puede convertirse en propiedad criminal cuando las acciones subsiguientes del cliente no revelan su existencia o el interés pagado sobre él para evitar una obligación tributaria.

Del mismo modo, cuando los fondos criminales se colocan en el sistema financiero (a través de la colocación) y el criminal posteriormente los gasta, no hay ‘estratificación’. Esta es una práctica común con el criminal menos sofisticado.

Debido a lo anterior, el profesional en materia de PLD debe de entender que si bien el término se sigue utilizando para referirse al delito, las características de este no obedecen a su definición ni a las características que nos fueron ‘impuestas’ en el estudio de dicha ofensa. Hoy más que nunca es imperativo contar con profesionales capacitados que sepan conducir investigaciones efectivas y sigan el rastro del dinero para así, proteger efectivamente el sistema financiero.

Acerca de Daniel Medina

CEO y Fundador de FINCCOM, Miembro de la International Compliance Association de Reino Unido, Comisión PLD del IMCP y Experto en Delitos Financieros.

0 comments on “El “lavado de dinero”: Un término que confunde al investigador

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: