pla-mitigue-riesgos

Antes de poder hablar sobre si funciona o no el sistema preventivo contra el lavado de dinero, o como lo abarca nuestra normativa, operaciones con recursos de procedencia ilícita, así como contra el financiamiento al terrorismo, tendríamos que analizar el panorama actual en el que se encuentra el país, así como las medidas que se han tomado, y de esa forma, tener una mejor perspectiva antes de contestar la pregunta. Pues bien, a partir de que México ha participado en las diversas convenciones internacionales sobre la delincuencia organizada y los delitos financieros, se han realizado diversas modificaciones en la legislación para regular el comportamiento de diversos actores en el sistema financiero y comercial.

Desde el año 2000, México ha sido miembro de la Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y a partir de ese momento ha sido participe de tres evaluaciones (2000, 2004, 2008) para identificar si se han realizado las medidas correctas para un adecuado combate contra el LD y el FT. Estas evaluaciones han significado mucho para México ya que ha tenido una fuerte retroalimentación para las medidas implementadas, que, en el 2014, se creó la ley para la Prevención e Identificación de Recursos de Procedencia Ilícita tomando en cuenta las recomendaciones de la GAFI tomando en cuenta un enfoque basado en riesgos, para a partir de ello realizar la modificación de diversos artículos en la legislación mexicana.

A partir de las modificaciones legales, las instituciones financieras han creado diversos controles internos para tener un mayor monitoreo de la actividad transaccional de los clientes así como realizar una Debida Diligencia de los mismos, permitiendo conocer con más profundidad a los clientes que en su momento se les puede considerar de alto riesgo, dificultando así el ocultamiento de dichos recursos a través de controles de mitigación internos para reportar transacciones que puedan recurrir al Lavado de Dinero.

Así como en México, en la mayoría de los países miembro de las Naciones Unidas, existen medidas de regulación que sancionan personas e instituciones que realicen actividades que intervengan en el desarrollo del Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo, por lo que existe una comunicación intergubernamental que también apoya en la lucha contra este tipo de delito.

Por lo anterior se puede observar que sí se están realizando medidas que han modificado los comportamientos de diversas instituciones gubernamentales y privadas ya que actualmente los lavadores de dinero están buscando formas más desarrolladas para no ser detectados.

Ahora bien, según datos de INEGI y la Secretaría de Hacienda, revelan que la dimensión del dinero que es lavado en México representa hoy casi 2% del PIB  nacional, tal dato es de suma importancia que ha provocado que el gobierno mexicano haya tomado este hecho como parte de la seguridad nacional, aunque es importante considerar que en la actualidad solo se consigna ante un juez 1 de cada 5 casos por lavado de dinero lo que corresponde a un 80% de las investigaciones que están sin resolver,  tan solo en el gobierno actual se tiene una efectividad del 36% entre casos abiertos y los resueltos. Esto esperaría a indicar que no ha funcionado el actual sistema anti lavado, pero, si bien no se ha tenido la respuesta que organizaciones internacionales esperarían en la lucha contra el Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo, si se están realizando medidas que de cierto modo han funcionado para detectar y prevenir el delito.

Es por lo que 26 de Octubre del 2016 se publicó en el portal de la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico la 1ra Evaluación Nacional de Riesgos de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo mediante una “evaluación de efectividad” en el cual intervienen políticas de coordinación mediante estrategias que permitan detectar y reportar sectores financieros que estén amenazados de lavado de dinero, implementar acciones y orientar los recursos nacionales necesarios para la adecuada prevención y mitigación de manera proporcional a los riesgos identificados, buscando el desmantelamiento de organizaciones delictivas.

Si bien, se requieren aumentar esfuerzos para que se tenga un mayor porcentaje de prevención efectiva contra el Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo, ya que de facto no se han realizado las estrategias y procedimientos adecuados para combatir efectivamente los delitos, pero sí se están teniendo cambios en los comportamientos económicos de la sociedad derivado a la actualización de la regulación legal en la materia.

Deja un comentario