FINCCOM Fintech

Después del primer caso de fraude en México cometido a través de Fondeadora, una plataforma de ‘crowdfunding’ (Fondeo Colectivo) en Septiembre del 2016 en el que “futuros accionistas” perdieron en su conjunto la cantidad de 963 mil pesos al no verse materializado el proyecto de entrega de comida a domicilio ‘Foodies’ a cargo de Miguel Islas, se comenzaron las primeras revisiones sobre la regulación en México para las start-ups en Tecnología Financiera (o por su término en inglés ‘Fintech’) puesto que no existía responsabilidad penal para Fondeadora por no haber llevado a cabo una Debida Diligencia sobre sus clientes, así como controles estrictos sobre el seguimiento de cada uno de los proyectos y mucho menos, un control sobre las aportaciones que se realizaban para dicho proyecto.

Podemos comenzar el análisis tomando como referencia la regulación existente en los EEUU:

Se aplican límites de participación en los proyectos, en los que cada individuo puede aportar un máximo de máximo de 2,000 USD en caso de que sus ingresos sean menores a 100,000 USD (o 5 % de su ingreso) y en los casos de que su ingreso exceda los 100,000 USD, su aportación se verá limitada a un 10% sobre su ingreso total anual; sin mencionar los requerimientos de Verificación de Identidad sobre los responsables del proyecto así como los inversionistas.

Para leer más acerca de la regulación para Crowdfunding en los EEUU, da click aquí.

Si bien es cierto, no todos los casos o usos del Crowdfunding son negativos: basta recordar el caso del señor Fidencio Sanchez, dueño de Paletas Poncho en Chicago, EEUU que logró cambiar su vida y poder tener una vejez digna.

Captura de pantalla 2017-03-21 a la(s) 11.07.25 a.m.

Sin embargo el mensaje es claro, si se iba a iniciar esta actividad en México, primero nuestra SHCP debería de estar atenta y haber hecho una regulación primero, observar el mercado, la tendencia, las tipologías y vulnerabilidades de esta actividad para después permitir la incursión a México.

Aunque Fintech va mucho más allá de las plataformas de Fondeo Colectivo e incluye: programas de retiro, de ahorro, monedas virtuales, etcétera; el camino a seguir debe de ser el mismo. Es imperativo regular sin frenar el crecimiento, promover y cuidar de los ciudadanos que decidan hacer uso de estos servicios al mismo tiempo que lo hace accesible y amigable.

Recientemente empresas de Fintech y representantes del Banco de México y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, junto con Hacienda, se reunieron para definir lo que será una propuesta de regulación para el sector, un gran reto para la industria Fintech y los Organismos Reguladores.

Un comentario sobre “Regulación Fintech en México: Antecedentes, panorama y retos

Deja un comentario